¿Se puede promover la alfabetización de los niños con un biberón?

Los maestros de educación infantil tienen el deber y la responsabilidad de dar forma a los conceptos básicos de la alfabetización. El año pasado comencé ‘Misterios en una botella’, un proyecto que tiene como objetivo lograr esta competencia con alumnos de cuatro y cinco años. Gracias a él, fomentamos el trabajo cooperativo a través de la búsqueda y solución de un desafío, así como el desarrollo de diversos procesos psicológicos como la percepción y atención visual, el pensamiento, la motivación, el lenguaje oral y escrito.
La actividad consiste en encontrar varios objetos previamente insertados entre el arroz o el cuscús en una botella de plástico. Cuando estén en su lugar, una pegatina los marcará en una foto impresa donde aparecerán todos. Una vez que se encuentra la suma, se escribe el nombre de cada persona en una tarjeta. Cualquiera puede obtener ayuda de sus compañeros en cualquier momento. Cuando terminan, corrigen todos los posibles errores gracias a la pestaña Autocorrección.

Estudiantes divididos por roles

Antes de iniciar la actividad, es importante crear motivación, expectativas positivas para la solución y un ambiente de grupo, participación y colaboración. Una vez hecho esto, se forman equipos de cuatro estudiantes. Se te dirá en qué consiste el ejercicio y qué roles deben asumir todos, qué cambiará. Son los siguientes:

  • El Scout: se encarga de buscar los elementos en la botella. Se establecen procesos especiales de atención y percepción visual, así como comunicación / lenguaje.
  • El localizador: Debes encontrar el objeto específico que el explorador te dijo en la foto plastificada y decirle al hombre de las pegatinas dónde está. Con este rol se desarrollan los procesos de atención y percepción visual, en los que entran en juego aspectos de la orientación espacial. También comprensión y expresión oral.
  • El señor de las pegatinas: colocará el gomet sobre el objeto concreto en la hoja de trabajo. Se promueve la comprensión del lenguaje oral, la atención y la percepción visual. Expresión oral más tarde.
  • El escritor: Escriben el nombre del objeto en la tarjeta correspondiente, promoviendo así los procesos cognitivos de la escritura, después de escuchar el nombre dado por el compañero.

El rol del docente será el de facilitador y líder que recorre los grupos para ayudarlos a resolver dudas con prontitud, reasignar roles, motivarlos aún más para resolver posibles conflictos o incluso ofrecerles ayuda concreta cerca del resultado final.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top