cropped-pngwing.com_.png

Cortometrajes para pensar en la felicidad y su significado

Índice

0
(0)

Para acabar con las desigualdades y los malos sentimientos y garantizar el bienestar y la felicidad, la organización de Naciones Unidas designó el 20 de marzo como «Día Internacional de la Felicidad». A pesar de los momentos difíciles que vive la sociedad actualmente, recopilamos cinco cortometrajes para quitar los inconvenientes y celebrarlos en familia.

Cuentan cuentos que sirven de punto de partida para reflexionar sobre la importancia de la felicidad y la necesidad de aprender a lidiar con las emociones en situaciones complicadas.

Piense en la importancia de disfrutar de los buenos momentos a medida que se presentan. También cuenta la historia de un dueño de perro que está harto de jugar a la pelota con él y lo arroja al vacío: el cachorro desaparece, lo que lo impulsa a buscarlo. Si lo encuentra, se desmayará, lo que lo entristecerá y se sentirá culpable. Una vez restaurado, recuperará su suerte.

El protagonista es un joven que se ha dedicado a ayudar a las personas necesitadas sin pedir nada. Algunos ciudadanos lo regañan cuando lo ven por detenerse, pero no le hace caso. Poco a poco ve a las personas a las que se acerca para progresar y está muy feliz de haber trabajado con ellas. Para él, la felicidad está en pequeños gestos.

Ganó el «Premio del Público» en el Festival de Cine Francés de Voiron y el «Premio al Mejor Actor» en Entr’2 marchas Cannes. Cuenta cómo un hombre intenta hacer felices a las personas que lo rodean con pequeños detalles mientras su pareja no deja de quejarse de la situación en la que se encuentran. La lección que le enseña a su esposa lo lleva a hacer preguntas importantes sobre la felicidad.

Es una crítica a lo que la sociedad llama felicidad. Esta producción animada cuenta cómo un ratón recorre la ciudad y adquiere bienes de consumo que se venden como «felicidad». Allí se da cuenta de que corre con todos los demás roedores sin rumbo y busca una sensación que no existe.

Los protagonistas son un padre (azul) y un niño (amarillo) que viven de diferentes formas: el primero siempre está triste, aburrido e infeliz en el trabajo, mientras que el segundo salta de alegría y siempre sonríe, aunque no esté en la escuela lo hace. bien. La historia se repite día tras día, pero los roles cambian: el pequeño se siente desanimado cuando va al colegio y su padre hace todo lo posible para que se sienta como antes.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio