cropped-pngwing.com_.png

Aspergilosis – alergias.de

Índice

0
(0)

Antes de entrar en el tema de Aspergilosis – alergias.de

Te recordamos que el contenido de este sitio web tiene fines educativos y no pretende ofrecer asesoramiento médico personal. Debe buscar el consejo de su médico u otro proveedor de salud calificado con cualquier pregunta que pueda tener sobre una condición médica. Nunca ignore el consejo médico profesional ni se demore en buscarlo debido a algo que haya leído en este sitio web. Alergias.de no recomienda ni respalda ningún producto.

Aspergilosis

La aspergilosis es una enfermedad del moho.

La aspergilosis es una Infección por moho. Generalmente afectados por esta infección son los pulmones, el conducto auditivo externo y los senos nasales. Pero también pueden verse afectados otros órganos como la piel, el sistema nervioso o el tracto gastrointestinal.

La aspergilosis también puede afectar a los vasos sanguíneos como el hígado, los riñones o el corazón.

El nombre de la infección se debe al moho del género Aspergillus, en latín significa algo así como «la fronda» porque las esporas tienen tal forma bajo el microscopio. Este hongo se puede encontrar en la naturaleza en residuos de plantas en descomposición, como en montones de compost, tierra para macetas o contenedores de desechos orgánicos. Pero también puede encontrarlo detrás de papel tapiz, en materiales aislantes y muebles tapizados.

Si se trata de una acumulación en forma de bola, se habla de un aspergiloma, es decir, una bola de hongo. Esto conduce a una colonia esférica de hongos que está rodeada de células muertas y moco, como se pueden formar pergilomas, especialmente en cavidades corporales como los pulmones o los senos paranasales.

En muchos casos se trata del Aspergillus fumigatus, en humanos también se dan las especies Aspergillus terreus, Aspergillus nidulans, Aspergillus flavus y Aspergillus niger. El moho crece a menudo en frutas, verduras y tierra para macetas. La infección suele aparecer por inhalación de las esporas de moho. Pueden afectar las vías respiratorias y otros órganos directamente.

Causa y tratamiento de la aspergilosis.

Causa y tratamiento de la aspergilosis.

Las personas con el sistema inmunológico reducido son particularmente susceptibles al hongo después de tomar medicamentos, SIDA, VIH, trasplantes de órganos e inmunosupresores ingeridos, agentes de la terapia del cáncer (citostáticos) o enfermedades pulmonares crónicas y enfermedades autoinmunes. Dependiendo del sistema inmunológico y la gravedad de la infección, esto también puede ser fatal.

Con un intacto sistema inmunitario por lo general, no existe la amenaza de la enfermedad. En el caso de enfermedades pulmonares crónicas y un sistema inmunológico debilitado, se debe evitar el posible contacto con los hongos, es decir, montones de compost, tierra para macetas, desechos orgánicos, etc.

Si se inhalan las esporas de hongos, puede provocar una enfermedad. Las complicaciones pueden surgir especialmente cuando el cuerpo está debilitado, como por los medicamentos. La aspergilosis broncopulmonar alérgica para ABPA corta es otra forma de la enfermedad en la que los bronquios y los pulmones son colonizados por los hongos y desencadenan reacciones alérgicas, incluso en una asma bronquial crónica Puede ocurrir ABPA.

También puede haber intoxicación por moho, micotoxicosis, es decir, toxinas del moho (micotoxinas). Algunos tipos de Aspergillus pueden formar aflatoxinas cancerígenas, son raras en Europa, pero pueden importarse a través de los alimentos.

Los síntomas típicos dependen del órgano afectado, tos, dificultad para respirar en los pulmones y los bronquios, fiebre, gasto cardíaco debilitado, inflamación de los senos paranasales (sinusitis), secreción nasal, dolor de cabeza, sensibilidad, dolor abdominal y diarrea si el tracto gastrointestinal se ve afectado por el moho, picazón, dolor y secreción del oído con inflamación del conducto auditivo externo.

Se pueden usar análisis de sangre, muestras de tejido y radiografías para diagnosticar la enfermedad. Se trata con agentes antifúngicos, un agente antifúngico. Los ingredientes activos bien conocidos aquí son itraconazol o voriconazol. También se pueden usar equinocandinas y anfotericina B para el tratamiento. En el caso de una ABPA de la variante alérgica, la cortisona también se usa para el tratamiento.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio