“Escucho mi corazón, escucho tu corazón”

Cuando criamos a un niño pequeño, lo ayudamos a ser cada vez más autónomo. Cada alumno es un desafío, un ser original en construcción que necesita que lo guiemos a través de experiencias: Intentamos guiarlo en creatividad, en colaboración con otros, en empatía y en pensamiento crítico mientras le enseñamos algunos contenidos curriculares.

Emociones en el niño

Este contenido es importante, pero creo que el desarrollo emocional es más importante. No podemos separar la razón de la emoción. Por lo tanto, los maestros deben capacitar a nuestros estudiantes para que se comprendan a sí mismos, tomen decisiones responsables y sepan cómo interactuar con los demás. Tenemos que educar a la gente para que cambie y mejore este mundo.

Con esta idea en mente, en el Sociedad del Colegio María de Valladolid Empezamos un proyecto llamado “Escucho mi corazón, escucho tu corazón”, basado en emociones. Es importante enseñarles a identificarlos ya que les permitirá conocerse mejor: enfado, miedo, tristeza, culpa, enfado, sorpresa y alegría … pero a otros también les gusta Curiosidad, admiración o empatía..

Los docentes deben ser los guías o capacitadores emocionales de nuestros alumnos, dejándoles expresar las emociones que cargan y aprender a nombrarlas para poder manejarlas mejor. Y, sobre todo, tenemos que ayudar a los niños a encontrar y cultivar sus fortalezas.

Estar emocionado en compañía

Para ello, hemos preparado con mucho cariño diversas actividades en las que el “sentimiento” era el eje principal, e invitamos a los alumnos a utilizar la paleta de multi-inteligencias para transformarla en arte.

Escucharte

Realizamos actividades como el taller de primavera con música de Vivaldi; la visita de un miembro de Cáritas para hablarnos de los niños de la calle de Ecuador; o “El protagonista de la semana”. Esta última fue una actividad estrella y en ella cada alumno, acompañado de su familia, recopiló su historia, fortalezas y escuchó lo bueno que el resto de sus compañeros y familiares ven en ellos. Esto ayuda a fortalecer el aprendizaje de habilidades emocionales y sociales, ya que necesitamos recibir y transmitir afecto.

Mírate y admírate

Aquí encontrarás nuestra exhibición de mandalas, nuestras sesiones de plástica y arte, el cuchillo de la emoción, la contemplación de la naturaleza en nuestros viajes a Campo Grande y a algunas guarderías.

Abrazarte

Iniciamos un taller sobre el libro ‘La Historia de la Cuerda’ de Elena Mesonero para trabajar la empatía. Además, realizamos un juego de abrazos para mejorar la relación y crear vínculos emocionales entre los alumnos.

Decirte

Para trabajar la inteligencia física, hicimos varias dramatizaciones de diferentes historias. También trabajamos la inteligencia lógico-matemática contando números.

Gradúate y esfuérzate

Esto incluye las actividades que incluyen el esfuerzo final del curso: todas las pruebas, la entrega de trabajos y por supuesto la graduación en la iglesia de nuestro colegio, acompañados de todas las familias y amigos.

Cantando y bailando

Aquí estamos trabajando en la inteligencia musical mediante el uso de diferentes canciones en el aula. También creamos y bailamos diversas coreografías que permitieron a los alumnos desarrollar su inteligencia cinestésica corporal.

Cuidarte

Optamos por trabajar el respeto y el cuidado en la convivencia diaria con actividades como “We Are Angels of Care” que se enfocaban en desarrollar la inteligencia interpersonal o crear un buzón de amistad donde los estudiantes pudieran canalizar sus emociones y verbalizarlas y pudieron entrenar sus habilidades lingüísticas y verbales. habilidades.

Adivina

Como dijimos antes, es nuestro trabajo ayudar a nuestros estudiantes a reconocer sus sentimientos y compartirlos con los demás. Para trabajar desde los sentimientos positivos, creamos un ejercicio llamado “Eres genial” en el que tenías que expresar todos los sentimientos agradables y buenos que sentías hacia tus compañeros.

Darte mi corazón

Para esta actividad compartida con un componente social, hicimos un viaje al asilo de ancianos Ntra. Sª del Carmen, donde jóvenes y mayores compartieron una mañana con dos proyectos: decorar y regalarte mi corazón. Luego intercambiaron sus dibujos como muestra de cariño. ¡Fue una experiencia maravillosa!

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top